Estoy quemado por el sol, ¿qué puedo hacer?

Protect-from-sunburnLas quemaduras de sol, a cualquier edad y con mayor o menor gravedad, pueden causar daños permanentes e irreversibles en la piel, sentando las bases para una posible aparición de cáncer en la piel, a largo plazo. Un tiempo prolongado de exposición a las radiaciones ultravioleta, unido a numerosas quemaduras solares severas, aumenta el riesgo de cáncer de piel.


Dichas quemaduras en la piel no son más que la reacción de ese órgano tan delicado ante la radiación UV de la luz solar.  Las personas podemos ver la luz y sentir el calor, sin embargo no podemos ver ni sentir las radiaciones UV. De esa forma, pueden dañarnos silenciosamente, incluso en días frescos y nublados.

En los meses de verano, los signos de una quemadura solar pueden comenzar a aparecer en menos de 11 minutos y pueden tardar días o semanas para sanar, dependiendo de la gravedad. Las quemaduras leves se pueden tratar en casa, pero las más graves, así como las ampollas, requieren atención médica inmediata.

Es importante hacer hincapié en que los efectos a largo plazo de los daños repetidos por quemaduras e insolación provocan las llamadas arrugas prematuras y aumentan el riesgo de contraer cáncer de piel, incluyendo el melanoma (un tipo de cáncer de piel). Una vez que se produce una lesión grave en la piel, es imposible invertir, prevenir siempre es mucho mejor que curar.

De acuerdo a la gravedad, las quemaduras de sol pueden ser agrupadas de la siguiente manera:

  • Quemadura de primer grado: se trata de una quemadura leve que enrojece e inflama la piel.
  • Quemadura de segundo grado: se nota un enrojecimiento más grave y surgen ampollas de agua en la piel. 
  • Quemadura de tercer grado: requiere atención médica, se debe consultar a un médico si se experimentan síntomas como las ampollas, dolores de cabeza, náuseas, vómitos, mareos o dolor intenso.

No existe una cura eficiente para las quemaduras solares, excepto tiempo y paciencia. En su lugar se tienen varios remedios o alternativas que pueden ayudar a controlar las molestias, mientras el cuerpo se recupera. Estas sugerencias incluyen:

  • Beber mucha agua, porque probablemente está deshidratado. 
  • Aplicar compresas frescas suavemente. Alternativamente, se puede bañar la zona con agua fría. 
  • Evitar el uso de jabón, porque puede irritar la piel. 
  • Hablar con un farmacéutico acerca de los productos que ayudan a aliviar las quemaduras solares. Siempre son preferibles aquellos que sean de tipo aerosol, en vez de cremas que se aplican a mano. 
  • No explotar las ampollas. Considere cubrirlas con vendas para reducir el riesgo de infección. 
  • Hidratar la piel, aunque no reduce las quemaduras, ayuda a mantener los niveles de humedad en la piel. 
  • Tomar analgésicos si es necesario. 
  • Mantenerse alejado del sol hasta que haya desaparecido hasta el último signo de la insolación. 
  • Resistir la tentación y no quitarte parte de la piel, es mejor dejar que las pielecillas secas se desprendan por sí solas. 
  • Aplicar crema antiséptica en la piel para reducir el riesgo de infección.

Alguien que experimente los síntomas siguientes, debe acudir al médico o buscar tratamiento en su servicio de urgencias del hospital más cercano:

  • quemaduras de sol graves, con ampollas extensas y dolor 
  • quemaduras de sol en un área grande 
  • dolor de cabeza 
  • náuseas y vómitos 
  • fiebre 
  • mareos o estados alterados de conciencia.

La prevención de las quemaduras solares es el mejor remedio. Para eso, trata de comprobar siempre los niveles de las radiaciones UV  con ayuda de un Alerta UV SunSmart y utiliza una combinación de medidas de protección solar cada vez que el nivel UV sea de 3 o más. Usa ropas encubridoras, aplícate un protector solar de amplio espectro, usa un sombrero de ala ancha que cubra tu cara, las orejas y el cuello, lleva gafas de sol y camina por la sombra cada vez que sea posible.

IMPORTANTE: Descarga completamente gratis nuestro libro, "El Sol, La Radiación Utraviolata y Usted", una guía para la expocisión correcta al sol y con el que conocerás:

  • Información científica sobre la radiación ultravioleta y el ozono estratosférico.
  • Los riesgos que la exposición a la radiación ultravioleta tiene para la salud.
  • Las medidas que puede tomar para protegerse a sí mismo y a sus hijos.
  • Qué es el índice UV y para qué sirve.
  • Dónde se puede obtener información sobre el índice UV y las maneras de protegerse del sol.